Home
ECONOMÍA, NEGOCIOS Y COMPETITIVIDAD

Planes integrales, claves para las viviendas rurales

Para garantizar la permanencia de las familias en el campo resulta indispensable ofrecerles proyectos de construcción de viviendas rurales que se acomoden a su entorno.

Planes integrales, claves para las viviendas rurales
Mauricio López, gerente general de Etex.
El 19 de octubre se desarrolló en Bogotá la mesa de expertos ‘Vivienda rural en el posconflicto’, organizada por Foros Semana y Etex Colombia, en la que los panelistas discutieron los retos que supone, en esta nueva etapa, el desarrollo de viviendas rurales de interés social.

Tanto las constructoras como el gobierno tienen la obligación de considerar las condiciones del clima, la geografía, los aspectos socioculturales y la adaptación al cambio climático en un escenario de posconflicto, al enfocar la mirada en el desarrollo del campo colombiano.

No solo se trata de construir casas, pues estas nuevas viviendas deben cumplir con el saneamiento, los servicios básicos y espacios para la educación, la salud y el encuentro comunitario. Además, estos planes deben ir acompañados de nuevas tecnologías, así como de proyectos productivos que hagan atractivo y rentable para los campesinos y sobre todo para los jóvenes vivir en el campo, de manera que disminuya la migración a las grandes ciudades.

Durante la mesa, Mauricio Perfetti, director del Dane, presentó algunos resultados del Censo Nacional Agropecuario realizado por la entidad en 2016. Una de las cifras más dicientes tiene que ver con la disminución de las familias que viven en el campo, pues migran a las principales ciudades. De las 2.100.000 viviendas en la zona rural dispersa que hay en Colombia, casi el 30 por ciento permanecen vacías.

La Federación Colombiana de Cafeteros protagoniza un ejemplo de cómo hacerle frente a esta problemática. Durante años ha construido viviendas pensando en la productividad cafetera y en mejorar la calidad de vida de los campesinos por medio de servicios básicos como electricidad, acueductos, educación, atención en salud e inversión en vías terciarias.

Varios empresarios de constructoras afirmaron que es necesario que el gobierno haga atractiva la construcción de viviendas de interés social rural, por medio de estrategias eficientes y no solo por cumplir metas.

Nicolás Restrepo, gerente de Especificación de Etex, aseguró que “la viabilidad económica para el sector privado no puede ser un tema de responsabilidad social, sino que tiene que ser económicamente atractivo; de lo contrario, van a ser acciones puntuales y no algo que resuelva las problemáticas”.

El Decreto 890 de 2017, expedido recientemente, plantea varias soluciones a esas preocupaciones. Por un lado, prioriza el tema de construcción de casas teniendo en cuenta los factores étnicos y culturales, para lo cual tiene un portafolio de viviendas; y por otro, elimina la tercerización en cuanto a la operación del programa, por lo que a partir de 2018 el Banco Agrario ya asumirá la realización de los programas de vivienda de interés social rural.

Concluida la mesa, Mauricio López, gerente general de Etex, recalcó que el reto del posconflicto es grande e invitó a todos los sectores a trabajar mancomunadamente para generar alianzas que permitan avanzar en este sector.

CONTENIDO RELACIONADO