Home
DESARROLLO SOSTENIBLE

Nuevos mercados: construcción verde

El mundo avanza en la carrera por la sostenibilidad. Muchos compromisos se centran en las ciudades y sus edificaciones.

Nuevos mercados: construcción verde
Estas iniciativas cuentan con certificación EDGE: (arriba) proyecto de vivienda en Tecámac, México, y (abajo) Centro Nacional de Congresos y Convenciones de Costa Rica.
En la COP21 celebrada en París, los países latinoamericanos hicieron compromisos significativos por el cambio climático. Los porcentajes de reducción sobre las emisiones proyectadas a 2025 varían desde 18 por ciento en Argentina hasta 37 por ciento en Brasil.

¿Qué significa esto para una de las regiones más urbanizadas del mundo con tasas de crecimiento urbano sin precedentes? El sector de la construcción cumple un papel clave, pues –según Naciones Unidas– es responsable del 40 por ciento del uso de la energía a nivel global, del 30 por ciento de las emisiones de gases efecto invernadero asociadas a la producción de energía y del 12 por ciento del consumo de agua. Esta responsabilidad supone grandes retos, pero también oportunidades: no solo de mejoras, sino de  implementar proyectos sostenibles, eficientes y rentables.

En junio de 2016 este tema se abordó en el Climate Business Forum en Bogotá, donde representantes del gobierno, del sector privado y expertos nacionales e internacionales se reunieron para analizar, entre otros temas, la mitigación del cambio climático y la construcción de ciudades verdes. Se destaca el trabajo de la Corporación Financiera Internacional (IFC) con los gobiernos nacionales y municipales, entidades financieras y desarrolladores inmobiliarios para impulsar una política basada en un diálogo público-privado; el diseño de códigos de construcción sostenible en Colombia, México, Costa Rica y Panamá; y el impulso de proyectos enfocados en desarrollo sostenible a través de la adquisición de bonos verdes.

También sobresale el desarrollo y puesta en marcha de la herramienta de certificación EDGE (Excellence in Design for Greater Efficiencies) de IFC. Se trata de un software que permite en pocos minutos visualizar cómo algunas medidas prácticas de ahorro de energía y agua pueden mejorar el rendimiento de un edificio, con poco o ningún costo adicional. Los números muestran la ruta más viable económicamente para la construcción verde. Además pueden utilizarla los subsectores de la construcción: vivienda de interés social, hoteles, hospitales, unidades educativas, oficinas y bodegas, entre otros. EDGE permite a los constructores optimizar sus diseños de forma cuantificable, generando ahorros de mínimo 20 por ciento en el consumo de agua y energía, así como un adecuado uso de materiales.

Al respecto, Franco Piza, director de Sostenibilidad de Bancolombia, indica que “el producto de construcción sostenible va orientado a los que realicen implementaciones eficientes en agua, energía, materiales, entre otras variables, o que tengan certificaciones como EDGE o LEED”

Para Kristtian Rada, líder del Programa de Ciudades y Negocios Sostenibles de IFC para la región, “EDGE busca ampliar los beneficios de la construcción sostenible. Es una herramienta que puede ser utilizada por el sector público y privado asegurando que sus proyectos cumplan mínimos de eficiencia de energía y agua en 20 por ciento”.

A la fecha, existen 51 auditores EDGE en siete países (Colombia, Perú, Panamá, Costa Rica, Argentina, Brasil y México). En este último, se certificaron los proyectos de la constructora Vinte en vivienda social con ahorros estimados de 26 por ciento y 21 por ciento en energía y agua, respectivamente. En Costa Rica se certificó el Centro Nacional de Congresos y Convenciones, con ahorros de 33 por ciento en energía, 38 por ciento en agua y 21 por ciento en emisiones asociadas a la utilización de materiales. A esto se suma la certificación en hoteles y edificios públicos como la oficina de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires en Villa 31.

En Colombia, IFC y la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) se asociaron para promover e implementar dicho sistema de certificación. “Con este proyecto buscamos que una de cada cinco edificaciones en el país esté certificada con EDGE en los próximos siete años”, asegura Sandra Forero, presidenta del gremio. A futuro se espera consolidar el sistema de certificación con el establecimiento de incentivos y por medio de una integración colaborativa con el sector público y las regulaciones establecidas.

La herramienta desarrollada por IFC genera nuevos mercados y consolida las oportunidades en el sector de la construcción sostenible al simplificar el proceso de certificación, centrándose solo en los aspectos que producen los resultados más significativos. La meta es trabajar en conjunto con líderes del sector vivienda y del sector hotelero para promover la construcción sostenible.

Una carrera mundial

En el mundo se han certificado con el sello EDGE 1,1 millones de metros cuadrados de construcción en 12 países, de los cuales 129.000 están localizados en América Latina. Un caso de éxito es China, donde se ha logrado articular el software de EDGE con el programa de certificación del Ministerio de Vivienda de dicho país, generando a la vez incentivos e integración intersectorial.

Según Prashant Kapoor, especialista en construcción sostenible y creador del Programa EDGE en IFC, “los edificios verdes son una oportunidad de inversión en el mercado”, pues su valor de venta es 7 por ciento más alto que las construcciones convencionales, al citar una encuesta elaborada en 69 países por la firma Dodge Data & Analytics.

CONTENIDO RELACIONADO